jueves, 9 de junio de 2016

"Viva Málaga la bella y vivan los Verdiales..." Entrega 189 ( 9 de junio de 2016)

Verdiales
Una amplia gama de formas y estilos se encuentra bajo el sobrenombre de los fandangos de Málaga, unos  con nombres locales como la Rondeña, otros los Verdiales, denominados por muchos como cantes malagueños vernáculos y las primitivas Malagueñas junto a las variantes que de ésta se hacen fuera de las fronteras de Málaga originándose una rica y amplia variedad de Malagueñas personales.

Se incluyen en este apartado  por derivar de ese primitivo Fandango local de Granada la Granaína y la Media Granaína sin que esto suponga que deriven de algún tipo de fandango malagueño. El criterio sólo es de zona geográfica.   


De Los Verdiales afirman los estudiosos que son quizá anteriores al nacimiento del cante flamenco y que nacido en la zona olivarera de su nombre, procede o es probablemente de origen arabigoandaluz y aunque participe por asimilación y afinidad en el amplio contenido del flamenco,  no lo hace con todas sus características, pues Los Verdiales se cantan para el baile y al compás con instrumento o conjuntos instrumentales llamados "panda" al son de violines, platillos, panderetas, castañuelas...etc., salvo casos excepcionales en el que han sido cantado al compás sólo de la guitarra por cantaores siguiendo la adaptación que divulgó Juan Breva.


                                                   “Salga el sol y alumbre
                                                    el campo y sus verdiales,
                                                    que el amor que yo te tengo
                                                   de las entrañas me sale."


Las letras de Los Verdiales son sencillas, alegres con un ritmo trepidante que en su monotonía denota un claro primitivismo.

Al igual que otros flamencólogos José Luque Navajas coincide en señalar la escasa evolución de Los Verdiales dentro del cante flamenco, manifestándose su tonalidad flamenca por la aportación de ciertos cantaores que se acostumbraron a rematar algunas Malagueñas con una determinada letra de Verdial.
                                       "Viva Málaga la bella
                                         y vivan los Verdiales,
                                         que cuando baila mi niña
                                         hasta el mismo sol que sale
                                         se va muriendo de envidia."
                                         (Verdial de los montes de Málaga)

                                      " La flor de la adelfa es
                                         la hermosura de tus ríos
                                         y tú eres la más hermosa
                                         que mis ojos han conocío. "
                                       (Verdial de Coín)